Protesta sindical en la estación de Abando, en Bilbao, reclamando medidas y material de autoprotección para los vigilantes de seguridad

Como miembros del Comité de empresa de Prosetecnisa, delegados de UGT, junto a los de otros sindicatos, han protagonizado esta mañana una protesta sindical en la estación de tren bilbaína de Abando Indalecio Prieto, reclamando medidas y material de autoprotección, ante el aumento de la violencia y agresiones a los vigilantes de seguridad.

La concentración ha tenido lugar a mediodía de hoy y tenía por objetivo exigir dotación de material de autoprotección basado en chalecos especiales y guantes anti-coste, entre otros utensilios y que los vigilantes realicen el servicio por parejas.

En un comunicado conjunto de los vigilantes de seguridad privada, explican que  prestan servicios en la estación de Abando Indalecio Prieto, dependiente de Adif, y en las unidades ferroviarias dependientes de Renfe y que están “preocupados por el aumento exponencial del grado de violencia y agresividad que sufren día a día” y se refieren al lamentable suceso del asesinato de un joven de 20 años en la estación, recientemente.

Advierten en el escrito que en este año y medio de pandemia se ha ido agravando el ambiente agresivo que “ha llevado a varios vigilantes a la perdida de piezas dentales, roturas de puentes dentales y de gafas, así como heridas con puntos de sutura y fracturas óseas de diversa índole, inclusive un infarto declarado recientemente como accidente laboral en base al estrés y grado de ansiedad que sufría un vigilante en esta estación”.

Los sindicatos  solicitarán una reunión con subdelegación del Gobierno, concejalía de Seguridad Ciudadana de Bilbao, departamento de seguridad privada de la Ertzaintza y la propia seguridad corporativa de Renfe y ADIF para buscar una solución a esta situación.

El comité de empresa y los sindicatos participantes entienden que “no se puede dar un servicio de seguridad de calidad a los usuarios de estas instalaciones si no se dota de medios de autoprotección a los vigilantes y no se aumenta el número de trabajadores”.