Metro de Madrid traslada a UGT su intención de mantener la seguridad privada en sus instalaciones

Tras la reunión del pasado viernes, 21 de febrero, mantenida por la Consejera Delegada de Metro, Silvia Roldán, con responsables del Sindicato de Seguridad Privada de UGT, entendemos que la empresa tiene la intención de mantener la seguridad privada en Metro de Madrid.

En la actualidad y debido al proceso concursal que se está llevando a efecto en la empresa Ombuds, 300 vigilantes de seguridad privada que operan en Metro están sometidos a un futuro laboral, cuanto menos, incierto.

Ambas partes, empresa y sindicato, coincidimos en la necesidad de mantener la seguridad privada en las instalaciones, más si cabe por sus especiales características, si bien comparten la problemática sobrevenida en cuanto a que las empresas entrantes tengan que asumir la deuda contraída por la empresa saliente, en este caso Ombuds, según la Doctrina del Tribunal Supremo. Sin duda, esta nueva disposición jurídica entorpece la propia subrogación de personal y aumenta el riesgo en cuanto a que las empresas no acudan a las licitaciones, al tener que asumir deudas no solamente de nóminas pendientes sino también las contraídas con Hacienda y Seguridad Social.

Metro de Madrid ha procedido a solicitar del Administrador Concursal de Ombuds que certifique la deuda que pudiera recaer sobre este servicio para, de esta manera, entrar a valorar la mejor forma de licitar el concurso, ya que al inicio de la situación de Ombuds era inviable ya que una vez iniciado el procedimiento que conlleva el ERE de extinción resulta jurídicamente posible.

Tanto empresa como sindicatos entendemos que no pueden ni deben ser los trabajadores y trabajadoras que prestan los servicios de seguridad en Metro de Madrid los que paguen una mala gestión empresarial por parte de Ombuds y acuerdan colaborar en el mantenimiento de la actividad, si bien coinciden en resaltar que el camino a recorrer es extremadamente complejo.